Tareas escolares. La organización es la clave

Regresaron las clases y, con ellas, las tareas escolares. Esto no tiene por qué ser un dolor de cabeza para padres e hijos. Te presentamos algunos consejos que ayudarán a tus chicos a conseguir mejores resultados y calificaciones.
Las tareas escolares afianzan lo que se ha aprendido en el aula, permiten practicar lo aprendido y refuerzan alguna deficiencia. Organizar los tiempos es la clave para reordenar la rutina de los chicos.
La importancia del descanso
Recuerda que los chicos han estado fuera de casa durante aproximadamente ocho horas. Por eso, es importante que descansen un rato, tomen una ducha y se alimenten. Todo esto lo deben realizar en el tiempo adecuado.
Tras una hora de estudio, permíteles tomar breves descansos de 10 minutos.
Excelentes condiciones
El lugar donde los chicos hacen sus deberes y estudian debe ser silencioso, esto es, alejado de televisor, radio, música… Además, tiene que estar muy bien iluminado, organizado y ventilado.
Una mesa de trabajo es fundamental, ya sea un escritorio, mesa o mesón. Esta debe ser de un tamaño que les permita disponer de todo el material necesario. Muy importante: no dejes a su alcance elementos que los puedan distraer, pues necesita concentración.
Creando hábitos
Inculca en tu niño el hábito de apuntar las tareas en su agenda o diario, para que no se le olviden y pueda hacerlas. También es importante que no deje todo para último momento, ya que, estas actividades que pudieran parecer simples, están formando su disciplina.
Si un día no le mandan deberes o las termina antes de lo establecido, haz que repase para exámenes o investigue más sobre el tema.
Cada noche, antes de acostarse, debe dejar lista la mochila, cerciorándose de que estén llevando todo lo que necesita.
Recuérdale que las tareas escolares no lo eximen de otras responsabilidades que tenga en el hogar, obviamente, estas deben ser menos complejas que cuando está de vacaciones.
La ayuda de los padres
Si bien el chico debe entender que los deberes son su responsabilidad, cuando no sepa cómo hacer una tarea, la puede dejar para el final y, así, mamá o papá lo pueden ayudar a resolverla, explicándole lo que no entendía. Evita que busque soluciones en Internet o que le pregunte a algún compañero. No tengas miedo de ayudarlo, ya que en los libros está todo muy detallado.
Cuando los ayudes con sus tareas, hazlo con una actitud positiva y respetuosa, sin llamarle la atención sin razón alguna. Esto ayudará a que el chico no relacione los deberes con estrés o conflictos. Felicítalo cuando haga algo muy bien, y corrígelo con amor cuando haga algo mal, y enséñale a hacerlo correctamente. Valora su esfuerzo.
Para tener en cuenta

  • El desayuno debe ser consistente, ya que le dará la energía que necesitan para su jornada.
  • Haz que se acueste siempre a una hora determinada, así se creará un hábito.
  • Cerciórate de que duerma las horas necesarias (8-9) y sé exigente con ello.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *